Danza del Vientre

betty

El origen de la danza del vientre nos viene desde los templos egipcios en los que las sacerdotisas la practicaban e iniciaban a todas las mujeres, incluso campesinas, para que a través de la danza aprendieran a equilibrar el cuerpo-mente-emociones con el desarrollo espiritual que conlleva, descubriendo cada una el poder femenino que tenían.

Reconociendo en la naturaleza sus ciclos, que coinciden con los de la mujer, y sus poderes, descubrían los dones que ellas mismas tenían que potenciar.

En las sesiones de danza del vientre trabajamos toda la columna vertebral como base de nuestra estructura concentrándonos en la zona pélvica. Los ejercicios de calentamiento y fortalecimiento de esta parte (inclusive ejercicios de Kegel) más los movimientos propios de la danza, hacen que se armonice a nivel físico toda esta zona junto con los cuerpos mentales y emocionales relacionados con ella. Todo ello acompañado con la respiración armonizada y consciente.

Equilibrar la feminidad-masculinidad, contactar con tu propia esencia y potenciar tus poderes, son el objetivo de estas sesiones, aptas para todas las mujeres de cualquier edad (inclusive mujeres embarazadas).

La danza del vientre es un mundo mágico que te sorprenderá desde el primer momento. Es una vía muy fácil y efectiva para conectar con tu esencia.

Qué hay que traer para las sesiones

  • ropa cómoda para la primera parte de la sesión que es el calentamiento y fortalecimiento de toda la zona pélvica. Esterilla.
  • Falda o pantalón tipo aladín y top o camiseta corta para la parte de la danza. Vamos descalzas. Pareo o pañuelo para la cadera (optativo en las primeras sesiones)

Bienvenida al círculo de la energía femenina!

Marta Salvat